Mi mascota se hace mayor

A menudo los animales ancianos sufren un declive en la función cognitiva (memoria, aprendizaje, conciencia, percepción…) Esto puede manifestarse como desorientación, olvido de conductas aprendidas, cambio o reducción de la integración con  la gente, aparición de miedos  o ansiedad, pérdida de reconocimiento de gente o lugares, y otros signos de deterioro de la memoria.
Los problemas más comunes que se encuentran los propietarios de animales geriátricos son:

  • Agresiones
  • Eliminación inapropiada
  • Apetito voraz
  • Vocalización excesiva
  • Actividad o inquietud nocturna

Sin embargo, no todos los trastornos en animales de edad avanzada son debidos a la disfunción cognitiva. Existen variedad de problemas médicos y patologías cerebrales que pueden contribuir a dichos signos. Algunos ejemplos de ello son:

  • Agresividad como consecuencia de artritis y enfermedad dental, al animal le duele, y se muestra más irritable a ser acariciado.
  • Micción inadecuada por una alteración en el sistema urinario
  • Alteración en el ciclo de sueño por un síndrome de Cushing en el perro
  • Irritabilidad y adelgazamiento en gatos hipertiroideos.

Como se puede ver, tanto si es por una disfunción cognitiva como si es por una enfermedad, los signos son iguales, pero la causa es distinta, por lo que se recomienda realizar una analítica, para saber cuál es el origen de todos esos síntomas y poner el tratamiento adecuado.
Otros signos de envejecimiento en los animales son:

  • estreñimiento
  • debilidad muscular y artrosis
  • insuficiencia cardíaca
  • cataratas

Consejos nutricionales para animales geriátricos:
Presentan los mismos requerimientos nutricionales que en otras etapas de la vida (adulto, crecimiento…) aunque en proporciones distintas.
Son más propensos a la deshidratación, por lo cual el acceso continuo al acceso de agua potable es primordial. Disminuyen su actividad física y su metabolismo se ralentiza, luego las necesidades diarias de energía serán menores. Debemos de controlar el peso, y si engordan, buscar piensos adecuados, no una reducción de la cantidad de pienso de mantenimiento.
Los piensos indicados para estas edades se denominan senior. Poseen niveles óptimos de proteínas de alta calidad, bajo contenido en grasas, fibra para controlar el tránsito intestinal, y vitaminas y minerales para reforzar el sistema inmunitario (antioxidantes como la vit E, beta-carotenos o luteína)
La textura de estos piensos está diseñada para reducir la acumulación de placa dental y así controlar los problemas de encías y el mal aliento.


Consejos prácticos:
Evita situaciones estresantes y cambios bruscos de rutina en tu animal.
Evita la obesidad.
Administra la comida en dos o tres raciones diarias.
Controla los dientes o encías para evitar enfermedad periodontal.
Mantén activo a tu animal con al menos un paseo de 15-30 minutos al día.
Realiza chequeos periódicos para la detección precoz de enfermedades frecuentes en animales geriátricos, como cáncer, insuficiencia cardíaca y fallo renal.

En definitiva, tu animal te ha dado mucho durante años, ahora te toca devolver todo ese cariño